2006/09/24

El Trío Oriental festejó su 40 aniversario en Bermejo Concierto.

La agrupación actuó en el Festilapacho


Músicos. El trío, compuesto por Wálter Áñez, Hugo Daza y Jorge Dorado, se presentó el martes en EL DEBER
Correo del Sur. Bermejo

El afamado conjunto Trío Oriental retornó a Bermejo el viernes y festejó sus 40 años de buena música, con interpretaciones del disco número 78, que conmovió al público.
Ante un escenario lleno, los integrantes del reconocido grupo hicieron de las suyas y se llevaron el aplauso y cariño de los bermejeños.
El Trío Oriental recorrió toda Bolivia y gran parte de América llevando la música oriental y la boliviana a muchos escenarios del mundo.
Wálter Áñez, fundador y director, comentó al público del último trabajo, que precisamente lleva el título de Cuarenta años del Trío Oriental.
En camerinos, Áñez recordó con nostalgia cómo fue el origen del Trío Oriental: "Antes que nacieran muchos de ustedes, comenzamos nuestra vida artística en San Borja, una pequeña y alejada población del Beni, con Hugo Daza y Lorgio Dorado. Poco después nos fuimos a La Paz y un 14 de enero de 1966 grabamos el primer disco que de inmediato se convirtió en un rotundo éxito".
Áñez comentó que la cantidad de discos que comercializaron en esa oportunidad superó la venta de cualquier conjunto latinoamericano de esos años. Canciones como El polvorete, Chicharrón de corazón, Agüita de coco y otros marcaron época en la discografía nacional.
"Volvemos a Bermejo porque aquí siempre tuvimos el mejor recibimiento; participamos de uno de los mejores festivales de Bolivia, como es el Festilapacho. Es un verdadero honor en estos 40 años de vida musical", aseguró Áñez.
Temas como Pa’que decís, Borjanita, San Borja, Bello San Borja, Un camba en La Paz, Lupita, Amor interesado, Mi morena, Te recuerdo y Cumbia beniana fueron interpretados la noche del viernes.
El martes actuaron en Espacio Abierto de EL DEBER, como homenaje a los 40 años de Los Cambitas.

1 comentario:

Miguel dijo...

Juerza Juerza Juerza, pongan a bailar para siempre a esas cambitas!